#CGImpacta

#FastFashion Y sus efectos en el medio ambiente

Fast Fashion: el costoso precio que paga el medio ambiente por una moda más rápida,  barata y deshumanizada


Por Inés Barrios 

La industria de la moda está en la mira del mundo entero por ser responsable del 10 % de la contaminación global mundial y por fomentar el trabajo esclavo en su consumo más excesivo.

¿Qué es el Fast Fashion o moda rápida?

El concepto de fast fashion, o moda rápida, se refiere a los grandes volúmenes de ropa producidos por la industria de la moda, en función de las tendencias y una necesidad inventada de innovación, lo que contribuye a poner en el mercado millones de prendas y fomentar en los consumidores una sustitución acelerada de sus prendas o artículos de moda.

La estrategia fast fashion  provoca un daño irreversible al planeta. Sus efectos poseen el mismo ritmo acelerado con el que se producen las prendas La industria textil produce el 10 % de las emisiones mundiales de CO2. La industria de la moda genera una gran cantidad de gases de efecto invernadero debido a la energía que cada año emplea en los procesos de producción, fabricación y transporte de millones de prendas.

El costoso precio  para la humanidad y el planeta de las prendas económicas:

El fast fashion no es sostenible desde el punto de vista medioambiental, dado que exige la utilización de enormes  cantidades de terreno y agua, además de generar toneladas de emisiones y residuos tóxicos. Desde lo  social, lleva aparejadas condiciones laborables deficientes e importantes preocupaciones en materia de salud y seguridad comúnmente llamado “trabajo esclavo”.

Andrew Morgan, The True Cost (2014). Fotograma del documental.

En la industria mundial de la confección, la moda rápida (fast-fashion), un término acuñado a principios de la década de 1990, ha proliferado en los últimos años debido a los siguientes motivos: en primer lugar, el deseo de los Millennials y de la Generación Z de adquirir ropa más barata y renovarla con mayor rapidez; en segundo lugar, la tecnología, lo que incluye el auge de la cultura de los famosos que utilizan las redes sociales; y, en tercer lugar, el uso creciente de los canales de venta online.

Habida cuenta de que el principal objetivo del fast fashion es reducir los costes de producción, la faceta sostenible del proceso de producción a menudo se deja de lado. Este sector es el segundo que más contamina el agua limpia a escala mundial, y generará una cuarta parte de las emisiones de carbono en todo el mundo para 2050. El rasgo más distintivo de este modelo basado en comprar el producto, utilizarlo y desecharlo es la considerable cantidad de residuos que genera: cada año se pierden más de 500.000 millones de dólares estadounidenses debido a la infrautilización de las prendas (la mitad se desecha en menos de un año) y la falta de opciones de reciclaje (tan solo el 1 % del material empleado se recicla para otros artículos de vestir). 

Moda sustentable por Chicas Guapas tv:

Como fashionistas podemos contribuir a disminuir el consumo desmesurado de  los recursos naturales del planeta y colaborar por jornadas laborales justas para todas las personas que trabajan en la industria de la moda, Te dejamos algunos de los ítems que debes tener en cuenta a la hora de adquirir una nueva prenda:

Las 7R:

Fashion Takes Action, una organización canadiense sin fines de lucro, recomienda seguir las 7R, para llevar más allá el modelo tradicional de las 3R: reducir, rentar, resignificar, reparar, reusar, revender y reciclar.

Reducir: Menos es más: Prevalece las prendas que realmente necesites y ponente un límite de cantidad de prendas no más de dos por pieza 

Renta / Alquila: Las marcas de vestidos o accesorios para  fiestas  actuales ofrecen el servicio de alquiler de sus prendas, no solo vas a ayudar al medio ambiente si no también vas a ahorrar dinero 

Reparar: La aguja e hilo son una herramienta que no puede faltar en el cajón de una o un fashionista 

Resignifica: Anímate a intervenir tus prendas dándoles una segunda oportunidad, Parches pines, piedras , teñidos naturales todo es válido a la hora de reinventar una pieza 

Revender: también es común cada vez más en redes sociales y marketplaces encontrar las famosas ferias americanas, en los que se oferta la ropa de poco uso a precios más accesibles y así se logra extender la duración de las prendas. De igual manera, revisa tu placar y seguro tengas prendas en desuso que  puedan ser donadas. Para eso busca emprendimientos u organizaciones locales que recolecten ropa. 

Reciclar: Dale nuevos usos las prendas que ya no utilices reaventándolas en otros usos , las bolsas ecológicas realizadas con jeans en desuso son una de las tendencias entre los centenillas que redescubrieron el patchwork 

Te compartimos perfiles de instagram en donde vas a poder encontrar prendas vintage y recicladas y en donde también podrás ofrecer  las que ya no utilices 

@galponderopa  @ferialxe.vintage @mielferia @elroperitoferiamericana 

Para tus próximas compras es importante que conozcas los logos que identifican las prendas de origen ecológico y están libres de maltrato animal y trabajo esclavo:

Contanos, ¿qué otros recursos sumarías a nuestra lista para comprar de manera sustentable? Recordá que detrás de cada prenda que adquirimos hay una responsabilidad nosotras ya somos parte del team sustentable ¿Vos estas lista para implementar las 7R?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *