#Emprendedoras

Joyería de autor: Marcela Mayorgas

Marcela Mayorgas dejo su exitosa carrera como productora de moda para conectar con sus raíces gitanas y emprender con su exclusiva línea de joyas de lujo.

Por: Inés Barrios 

Marcela Mayorga es chilena, se formó en Buenos Aires como productora de moda y trabajo para las revistas de moda  más influyentes del mundo, Sin embargo algo faltaba en su vida “su verdadera pasión: el diseño de piezas étnicas realizadas en oro y piedras preciosas. 

Desde Francia, nos recibió para contarnos cómo fue que conecto con sus raíces gitanas para emprender, dándole vida a Nibiru Collection. La exclusiva firma de diseño de joyas de lujo que la llevaron a ser una de las mayores  exponente del arte de la orfebrería latinoamericana con sedes en las principales capitales  del mundo y una de las más codiciadas por las celebridades. 

“Nibiru collection, Joyería de oro macizo, es mi intención de generar un puente entre las energías del planeta Tierra y Nibiru. El oro tiene la propiedad simbólica y para algunos la propiedad física de sostener nuestra misión en la vida y asegurar que vivamos alineados con el destino singular del Alma.” Marcela Mayorgas 

Yo soy chilena y fui a Buenos Aires a estudiar Producción de Moda en la Universidad de Palermo en 2013. A partir del segundo año empecé a escribir y hacer editoriales para una revista que se llama Velvet, y desde ahí empecé a conectarme mucho con el mundo comunicacional, Después empecé a colaborar con “Viste la calle”, más tarde con  “Regia Mag”. Luego, en el medio hice un curso de orfebrería, como algo que me gustaba pero no como algo a lo que me iba a dedicar. 

¿Qué fue lo que hizo que quisieras emprender cuándo estabas en uno de tus mejores momentos como productora de moda?

Bueno, yo siempre me considere una artista, de hecho los productores de moda, somos artistas, estudiamos el arte, son muchos años de estudiar de todo. Al principio recuerdo que jugaba con colores, texturas para dar la tesis en la universidad, pero eso no era suficiente; yo quería jugar con metales.

 También había un motivo fuerte que era la salida laboral, como productora de moda lo mío estaba más relacionado con la comunicación, a veces hacia producciones y otras veces notas de hoteles, de restoranes o de marcas, pero no era algo que me generaba dinero, “Yo quería ser una gitana real, quería vender, entonces pensé ¿qué voy a vender? No voy a vender comida, tampoco ropa porque ya está muy hecho, lo que me gusta mucho, pero mucho es el oro, ósea sabía que iba a ser difícil y súper caro, pero bueno de alguna manera lo iba a arreglar”.

¿Cómo fue que decidiste emprender? 

Al terminar mis estudios fui a Milán a especializarme en Fashion Marketing,  pero había algo que me faltaba. 

Cuando volví a buenos Aires para sacar la visa,  meditando, me dije ¿qué es lo que más te gusta? Realmente en el mundo, en la vida, y ahí dije “el oro”, las piedras, el diamante, todo ese mundo.  

Y viste que uno materializa lo que piensa, y dos días después una amiga me llama, y me invita a una de sus tiendas de joyas en Santiago como una embajadora, pero yo le dije: amiga tengo una idea mejor ¡quiero hacer mi propia línea de joyas!

 Y ahí empecé a aprender, desde muy abajo, le mostré alguna de mis ideas, yo estaba muy metida en el arte precolombino por mis viajes por Colombia,  Guatemala, El salvador, México, toda esa área étnica, y me puse a investigar mucho de eso. 

Entonces le mostré mis inspiraciones,  que eran el arte precolombino, el oro amarillo peruano, algunas artesanías mapuches que me gustaría representar o volver a resignificar, siempre en oro de 18 quilates. 

Tus piezas  tienen mucho simbolismo ¿Cómo es que te inspiras para diseñar?

Yo no tengo un referente en joyería, así que todo lo que yo hago es mío, yo lo imagino, a veces  lo sueño y lo tengo que dibujar así como me despierto, por lo que mis diseños son únicos y salen de mí. 

¿Cómo fue pasar del diseño a la pieza realizada?

Y eso fue como un pingpong como que era complicado porque para que fueran de menor costo, tenía que enviarlo a la India, cosa que no quería y entonces se me ocurrió pedirle ayuda a mi mama, porque la única manera de que me hagan estas joyas era llevar oro para fundir, entonces ella me regalo un brazalete de oro de 55 gramos, lo fundí e hice mi primera trilogía. 

¿Cómo fue manejar los costos?

Ellos no me cobraron por esas piezas, a cambio yo, que escribía para la revista Elle de Argentina, hice una nota para un hotel súper sustentable en Chile que se llama “Bidasoa”,  y puse los créditos de las joyas que use con su nombre, entonces fue como canje: los puse en esta nota y ellos me regalaron las esmeraldas y las piedras

¿Por qué el nombre de tu marca? 

Siempre estuve muy conectada con la espiritualidad, con cosas místicas, por las tradiciones como las mayas, las culturas antiguas, siempre creí que tienen mucho más que contar que las noticias que hay en la tele. Entonces desde ahí surge mi inspiración, por ejemplo buscando archivos como el planeta Nibiru que gira paralelo a nuestro planeta pero en otra orbita, y de la tribu Anunnaki  que llega a la antigua Mesopotamia y se mezcla con los primeros aborígenes y desde ahí surge el eslabón perdido de esa inteligencia superior. 

¿Cómo  fue el proceso de dar a conocer tus primeras piezas? 

El día que entregaron la trilogía fui a España, porque tenía un muy buen amigo ahí, que es un cantante de reggaetón español que llama Kaydy Caín, con el que tenía una relación en realidad, y le regale un anillo de oro. Él se quedó medio anonadado y me dijo que quería que ese regalo a mí también me sirviera, entonces me hizo la campaña de mi marca. 

¿Conociste más famosos que lucieran tus joyas?

Cuando volví a Milán, yo trabaja con una agencia con la que hacía unos shootings, conocí a Wanda Icardi que hizo una portada con “Regia Mag”, le puse mis joyas, y así también a todas las modelos que encontraba. ¡Literal Yo quería dar a conocer mi marca.  

Tenes una determinación única, ¿La perseverancia te ayudo a afianzarte?

Tenía solo tres piezas, pero vivía en Corso Génova y en esa  calle había una joyería muy chiquita, yo iba todos los días para decirles lo que quería y regateaba todo el tiempo, termine fundiendo un anillo mío de 20 gr, e hice dos piezas nuevas, un pentagrama que es mi bestseller, y ahí empecé a tener cinco joyas, después siete, así muy de a poco. En un mes antes de que volviera a Chile, fui seleccionada con “Joyera joven” para Vanity Fair y mis joyas salieron tres meses seguidos en la Vanity Fair de Londres y ahí fue donde dije ¡Wow!

Tu historia está muy marcada por el renacer y el transformar empezaste con  un brazalete de tu mama, y tiempo después un anillo tuyo y es como que de esas piezas nace algo nuevo ¿Qué hay detrás de eso? 

Y si,  mira yo soy como muy gitana, yo vengo una familia acomodada, pero siempre le buscada la quinta pata al gato. Me gusta lo renovable, usar lo que haya, entonces lo mismo me pasaba en mi casa de Milán, una vez por mes regalaba cosas para que se reutilizaran, porque todo lo que hay, hay que usarlo. Esa es la sensación del renacer, no botar para comprar algo nuevo,  porque todavía tiene otros usos. Hoy está más de moda lo reutilizable, pero hace cuatro años para mí fue algo natural, fue la solución al  cómo  hacer, no podía gastarme 5000 dólares en 50 gr de oro. No los tenía y quería hacer mis diseños. 

¿Quiénes son tus Referentes?

 Como emprendedores mi madre, es una negociante muy fuerte, mis hermanos también. Después en el mundo más de la moda, que yo digo que me interesa su estética y su universo es Sita Abellan, me gusta porque que es atrevida, es como weird. Otra es la argentina Chufy, porque encuentro que no es solo de poder hacer tu marca, ósea ella se enamoró de Alex de Betak, eso no es fácil hacer eso. Es importante  cuando elegís un hombre con quien estar, tienes que saber cómo te va a poder ayudar y potenciar, creo que como mujer esa es otra arma que una porta.

¿Cómo llevas la comercialización?

En la joyería cada vez que alguien me pide una joya, yo le pregunto de qué país es, porque yo tengo orfebres en todas partes del mundo, en Milán, en Buenos Aires por ejemplo he hecho joyas para la Vera Spinetta, le hecho un anillo de esmeraldas, Dante Spinetta igual. Tengo joyeros en Miami, en Chile y así voy produciendo de acuerdo donde me pidan. 

Ahora en Miami, estoy vendiendo en el Faena, en donde que Alan Faena me invito a vender y ahora vamos a sacar una colaboración especial, y en Paris también hay una tienda súper sofisticada que se llama Legacy, en la que me invitaron exponer. 

¿Cuáles son las Metas para este 2021 de una mujer empresaria full time?

Tengo algo bonito en este momento, recién empecé a usar Shopify. Antes tenía una página web en la que le pagaba a un programador, pero nunca era lo que yo quería. Este año me propuse junto con mi novio, crear mi propia página, y no delegar tanto, porque hay gente que no tiene tu estilo y tú gusto, entonces ¿por qué pagar por algo que no te gusta? Para mi algo para este 2021 es hacerlo por tu cuenta, yo ahora tengo mi shopify, yo vendo mis productos, los destaco, yo pongo la foto editorial que he hecho este año, etc. 

¿Cómo es ser  “tu propia jefa”? 

Hay que ser muy feliz, optimista y positiva. Es levantarte a la mañana y tener cosas que hacer, no porque te obliguen sino porque tú quieres hacerlo. Es tener ganas de querer preguntar, ir, mandar mails, buscar ideas, y ser feliz creo que es lo más importante. Pero es un ejercicio diario ese estado de felicidad, es comer sano, nutrirte y cultivarte, creo que es la clave para ser tu propia jefa. 

¿Un consejo que te haya marcado y quieras compartir con otras emprendoras? 

Yo creo que un consejo seria usar la creatividad al máximo, usar lo que hay, lo que tienes, en lo que te pueden prestar, es empezar con algo, también es aprovechar las herramientas como Instagram, ir subiendo ideas, livestyles de lo que quieras mostrar, y confiar en ti para después no tener miedo a vender.

¿Un deseo para las chicas Guapas?

Deseo que mucha gente quiera tener la protección de cada pieza, que sepa lo que es un amuleto, que entienda el poder del oro. El oro este muy conectado con los simboles, entonces si esta hecho en oro, tus deseos son más fuertes y tus pensamientos también lo son, entonces se pueden materializar más rápido. Y para la humanidad espero que la gente sea más consiente y disfrutar más del arte de la creatividad, de un libro una revista, de las pequeñas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *