#News

Cuencos Tibetanos: cómo utilizarlos para armonizarte

Los vemos en meditaciones, retiros y hasta en playlist de Youtube, la terapia del sonido aplicada con los cuencos tibetanos tiene, según la Musicoterapia, un efecto curativo y relajante muy potente además de ser de una llave al universo. Consultamos a Jorge Zain, quien es actualmente el director de la Escuela de Vibroacústica del Centro Vibro y un gran referente musicoterapeuta de esta disciplina en América Latina.  

Jorge Zain, Director de la Escuela Vibroacústica del Centro Vibro.

¿Qué es la terapia con cuencos tibetanos?

Es un masaje sonoro realizado con estos instrumentos metálicos (cuencos tibetanos). Se utilizan golpeándolos o frotándolos con una baqueta y producen un sonido cargado de armónicos de naturaleza sanadora.

El paciente se estira en una camilla, cierra los ojos, y exclusivamente se concentra en el sonido que produce el terapeuta al tocar los cuencos tibetanos. Una de las premisas fundamentales es que tiene que haber contacto directo entre el cuerpo y el dispositivo. Si el medio de propagación de la vibración es el aire, la energía acústica se va a perder en gran medida hasta llegar al cuerpo de alguien, aunque muchas personas refieren percibir vibración al escuchar un cuenco de cuarzo o un gong. Un baño de gong no es necesariamente un abordaje vibroacústico, y tampoco lo es un concierto de cuencos de cuarzo. 

Los cuencos tibetanos han sido creados con conciencia e intención y son utilizados como guías en ritos ceremoniales, viajes astrales, el despertar de la conciencia y en la curación de enfermedades tanto a nivel físico, psíquico, mental, emocional y espiritualmente.

Los cuencos tibetanos están compuestos por una aleación de siete metales: plata, oro, mercurio, estaño, plomo, cobre y hierro y forjados de forma artesanal.

¿En qué se basa la terapia del sonido con cuencos tibetanos?

Toda terapia basada en el sonido, se basa en el principio de resonancia, por el cual una vibración más intensa y armónica contagia a otra más débil, disonante o no saludable.

El principio de resonancia designa la capacidad que tiene la vibración de llegar más allá, a través de las ondas vibratorias y provocar una vibración similar en otro cuerpo. Es decir es la capacidad que tiene una frecuencia de modificar a otra frecuencia.

Las mujeres que viven juntas o que pasan muchas horas juntas acaban ajustando sus ritmos hormonales. El ejército sabe que cuando cruzan un puente no pueden ir en formación, por el peligro de rotura del mismo, por lo que abandonan la formación hasta que lo han acabado de cruzar. Sendos ejemplos del principio de resonancia.

Además el sonido modifica nuestras ondas cerebrales, ayudándonos a entrar en otros niveles de conciencia, donde son posibles los estados de sanación espontánea y estados místicos, haciéndonos más receptivos a la auto-sanación.

El tercer factor de la terapia del sonido con cuencos tibetanos, son los armónicos. Cada vez que se produce un sonido aparecen los armónicos. Estos armónicos tienen efectos altamente beneficiosos sobre nuestro cuerpo y sobre nuestro campo energético.

Aunque no podamos escuchar frecuencias que están fuera de nuestro campo auditivo, ni podamos producir sonidos o frecuencias que estén fuera de nuestra capacidad, sin embargo mediante los armónicos podemos resonar con ellas.

¿En qué nos puede ayudar la terapia con cuencos tibetanos?

  • Los grandes expertos en terapia de sonido ya han descubierto científicamente que mediante el sonido se puede conseguir la auto-destrucción de las células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades.
  • Los cuencos tibetanos son instrumentos de curación, sanación, relajación y meditación, ayudándonos a establecer una vibración saludable en todo nuestro organismo, tanto a nivel físico, mental o psicológico, emocional y espiritualmente.
  • Son un medio maravilloso para equilibrar los chackras y cambiar la conciencia desde un estado alterado de ansiedad y estrés hacia un estado de paz, relajación y serenidad, induciendo estados de sanación espontánea y estados místicos y elevando nuestra frecuencia vibratoria.
  • Las personas que han experimentado un masaje sónico con cuencos tibetanos experimentan grandes cambios, mayor claridad mental, aumento de la creatividad, mayor concentración, mayor visión de futuro y una gran sensación de paz. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, más sereno, más equilibrado, más en paz consigo mismo.
  • Existe un espacio de paz en nuestro interior y los cuencos tibetanos nos ayudan a entrar en él, nos ayudan a resonar con nuestra verdadera conciencia o yo superior y con ese sentimiento de paz y serenidad que todos llevamos dentro.
  • A nivel físico se utilizan en la curación de cualquier enfermedad; para recargar nuestro sistema energético, para aliviar el sufrimiento y el dolor (incluye el dolor emocional), para eliminar inflamaciones, para estados de ansiedad, angustia, estrés, depresión, tristeza, insomnio, hiperactividad.
  • Hace que los sistemas biológicos funcionen con más homeostasis; calma la mente y con ello el cuerpo y tiene efectos emocionales que influyen en los neuro-transmisores y los neuro-péptidos, que a su vez ayudarán a regular el sistema inmunitario, el sanador que llevamos dentro.

Origen e historia de la terapia del sonido con cuencos tibetanos

Según el gran maestro bodhisattva tibetano Gwalwa Karmaza, los cuencos cantores del Tíbet emiten el sonido del vacío, que es el sonido del universo manifestándose. Son el símbolo de lo incognoscible y como aleación datan de la época del buddha histórico, Shakyamuni (560 – 480 a C.)

Los orígenes de los cuencos tibetanos y su historia detallada se pierden en el pasado lejano y seguramente es un regalo de la religión chamánica Bon, que existía en el Tíbet varios siglos antes de la llegada del budismo.

Tradicionalmente los cuencos tibetanos se utilizaban para la meditación y la sanación en los monasterios de monjes.

Otro punto importante a saber diferenciar es si la experiencia con el sonido es un baño sonoro, una meditación sonora o un viaje sonoro. Si bien se pueden utilizar los mismos instrumentos, tanto la intención, como los objetivos y los efectos son diferentes. Éste también es un punto donde existe mucha confusión, aún en las personas que ya vienen realizando propuestas con el sonido hace años. 

La foto vista desde afuera puede ser la misma, pero lo que está realmente sucediendo si es un viaje o un baño sonoro, puede únicamente describirse a través del relato de los participantes, o a través de herramientas de medición de la actividad cerebral. 

En la formación “Operador en Cuencos Vibroacústicos y Experiencias Grupales con el Sonido”, el estudiante entrará en contacto con cada una de estas formas de utilización del sonido para promover el bienestar. El conocimiento que va a adquirir será teórico pero también pasará por la práctica constante que le proporcionará una comprensión más profunda. 

Cómo nace Vibroacústica – Sonidos Conscientes?

Jorge Zain siempre cuenta que desde que era muy pequeño, lo primero que hacía al entrar en la casa de alguien era verificar si había algún instrumento. Siempre transmitió a sus familiares y amigos su pasión por la música y por los instrumentos musicales, y si alguien no tenía ningún instrumento en casa, él trataba de convencerlos para que compren uno. Tal vez esta anécdota haya sido su primera inspiración para crear este espacio, que es mucho más que un negocio.

Es un canal que promueve una forma de vivir la vida que estamos convencidos que la humanidad necesita. El sonido es un poderoso medio de comunicación, entre las personas pero también con el ser interno.

En el año 2010, con el nacimiento de la Escuela del Centro de Musicoterapia Vibroacústica, Jorge empezó a vender cuencos de la India, de manera informal para que los estudiantes pudieran empezar a practicar, y en el 2012, al cerrarse las importaciones en la Argentina, tuvo que emprender un trabajo arduo de  fabricar cuencos aquí, con lo que había. Los primeros cuencos sonaban bastante feo, pero con el tiempo la técnica fue mejorando y al año siguiente llegamos a tener la primera producción de calidad, cuando nacieron los primeros modelos de lo que hoy son los cuencos de la serie de 7 metales, que son la versión ampliamente mejorada de aquellos iniciales. 

Otra anécdota que merece la pena contar, fue a mediados del año 2013. En medio de la búsqueda de mejorar la calidad de la producción local. Jorge estaba visitando San Antonio de Areco, y vió en una tienda de productos regionales un objeto forjado de una gran belleza. Immediatamente pensó que la persona que había forjado ese objeto iba a saber forjar cuencos sonoros, de la misma manera en que se fabrican desde siempre en los Himalayas. Después de muchas idas y venidas, el dueño del local finalmente le compartió la ubicación del artesano, que era un secreto del negocio que llevaba junto a su esposa. No tenía teléfono, sólo sabía que el hombre vivía a la vuelta de una iglesia, en un lugar perdido en el norte de Argentina. Con un mapita garabateado en un papel, Jorge emprendió ese viaje, y efectivamente lo encontró. Desde aquel día nació una hermosa relación con Orlando y su familia que lo ayuda, quienes desde entonces están forjando los más hermosos cuencos de nuestro país.

Hoy ya tenemos la producción muy aceitada y las cosas más organizadas, aunque siempre aparecen nuevos desafíos. Jorge armó un equipo de trabajo, que ha tomado forma durante un largo proceso.

ESTUDIA VIBROACÚSTICA

Qué necesitas saber antes de empezar a utilizar cuencos: La Vibroacústica es una disciplina que está adquiriendo una gran relevancia a nivel internacional, y en Argentina (y también en Colombia) está funcionando la primera escuela de latinoamérica que la enseña con una metodología muy precisa y desde una mirada totalmente novedosa y amplia. 

En Vibroacústica, manifiestan estar convencidos de que “el conocimiento se enriquece en la diversidad. Cuando hay diálogo e interacción entre los profesionales que vienen de muchas disciplinas, el saber se potencia.”

Como estamos ante algo nuevo que está teniendo un desarrollo abismal, que está muy de moda y que tiene mucha circulación de información no fundamentada, tenemos que aclarar algunos puntos:

1) Tocar cuencos tibetanos no es hacer Vibroacústica. Estos instrumentos tienen muchas formas de uso, por éso en el centro enseñan la formación “Operador en cuencos vibroacústicos”. Para sintetizar, los cuencos se pueden utilizar como un complemento sonoro en diferentes técnicas de meditación, se pueden utilizar para complementar distintos métodos de relajación, se pueden utilizar en conciertos y lo que a veces algunos llaman “armonización” con sonidos, y también se pueden utilizar como recurso vibroacústico.  

2) Habiendo mencionado lo anterior, es altamente necesario que el estudiante incorpore un lenguaje preciso que le permita ser muy claro en lo que va a ofrecer. Así por ejemplo, si alguien está utilizando un cuenco vibroacústico en un usuario, no significa necesariamente que esté dando una sesión de Terapia Vibroacústica, ya que esta implica el uso de tecnologías muy específicas, y objetivos muy concretos. Las palabras son muy poderosas y pueden generar “imprints” en la sociedad. Si esos imprints parten de una base que no es sólida, sólo un pequeño sector de la sociedad va a beneficiarse, y otra gran mayoría va a descreer y hasta tomará con poca seriedad al asunto. Esto está sucediendo actualmente en la comunidad científica, y concretamente en España se está abriendo un gran debate sobre lo que llaman “pseudoterapias”. VibroAcústica no entra dentro de esa catalogación. 

3) El abordaje vibroacústico con cuencos no es el único método dentro de la Vibroacústica. Hay otros métodos donde la vibración sonora se proyecta al cuerpo a través de tecnologías que permiten el uso de frecuencias más graves y también un control del estímulo utilizado. A partir del año 2020 el Centro Vibro incorporará esta capacitación y posiblemente en la segunda mitad del presente año tengamos algún simposio en Argentina sobre esta fascinante temática.

LA TIENDA

Todos los instrumentos que vas a encontrar en Tienda Vibroacústica, además de tener un buen sonido, tienen un sentido. Saben de la disciplina y el equipo conoce muy bien lo que venden. Se definen como: “apasionados en este arte y esta ciencia del sonido.”

Todos sus instrumentos han sido seleccionados meticulosamente. El sonido es su especialidad, y son muy exigentes con el material de trabajo, y desean difundir la cultura del buen servicio y el conocimiento. 

Todos los sonidos que vas a encontrar en Tienda Vibroacústica van a servirte para uso profesional, y también para meditar en casa, con amigos o con un grupo de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *