¿Sabías que la edad ideal para congelar óvulos es antes de los 35 años? #RespetoMiTiempo

Por Lucía Ugarte del Campo.

¿Te separaste de tu novio? ¿Vas a ser mamá? ¿Por qué congelas óvulos siendo tan jovencita? ¿Cuánto cuesta? ¿Lo cubre la obra social? Todas estas preguntas me apabullaron apenas compartí mis ganas de congelar a óvulos a mis 33 años y me llevaron a crear el Día Nacional del Congelamiento de Óvulos #RespetoMiTiempo -el tercer sábado de octubre-, junto a la Dra. Lancuba de CIMER en Argentina.

A fines del año pasado me llegó de casualidad una gacetilla de prensa de la agencia No Sale Con Agua, en donde me invitaban a entrevistar a la doctora Stella Lancuba. Ella es la cabeza de CIMER, una institución médica especializada en el diagnóstico y tratamiento de las dificultades de la concepción. Brinda asistencia altamente personalizada y soluciones integrales a cada persona que busca solucionar su problema de infertilidad. También se especializa en el congelamiento de óvulos, los ovocitos vitrificados se almacenan en tanques de nitrogeno liquido a -196° C, una metodología que permite estar independizado de la luz y la electricidad. Las tasas de embarazo con ovocitos vitrificados alcanzan el 40% cuando los ovocitos son vitrificados a los 30 años.

Éste último dato encendió todas mis alarmas personales, ya que tenía 32 años y la edad recomendada para realizar este tratamiento es antes de los 35.

¿Por qué nadie antes me había dado esta información? ¿Por qué muchas mujeres a los 40 años cuando se empiezan a plantear estos temas se angustian al enterarse de que es demasiado tarde?, ¿y sabías que hasta puede ser una esperanza para pacientes oncológicos?

Había tanta información de vital importancia para salud de las mujeres que nos estábamos perdiendo que decidí pasar en primera persona por la experiencia del congelamiento de óvulos para compartirles mi historia y ayudar a que cada vez más mujeres tengan esta información tan valiosa dentro de sus planes de vida.

La mayoría de las mujeres está congelando los óvulos más tarde de lo recomendable

En cuanto a la calidad y la cantidad, lo ideal sería congelar los óvulos antes de los 30 años, o, en su defecto, antes de los 35.

«Hay un cambio muy brusco a partir de los 35 años«, cuando cae notoriamente su cantidad y su calidad. Llegada esa edad «el 90% de los ovocitos ya se han perdido», dice la Dra Lancuba.

El tratamiento se comienza con unos estudios hormonales de cada paciente, análisis de sangre y ecografía para evaluar el protocolo a seguir en cada caso.

No se congelan óvulos individualmente, sino en grupo

Los óvulos no se extraen y congelan individualmente sino en «cohortes» o grupos de ovocitos. Normalmente con cada ciclo menstrual el cuerpo destina entre 20 y 50 ovocitos, dependiendo de la mujer, para la ovulación. De esos, naturalmente suele ovular sólo uno, que es el que alcanza una mayor «maduración».

Pero en un proceso de congelación de óvulos se somete a la mujer a un tratamiento de estimulación hormonal para tratar de recuperar todos esos ovocitos antes de que el cuerpo los destruya.

Entonces en un «ciclo» de tratamiento bueno se pueden obtener unos 15 o 20 ovocitos, dependiendo de la edad y de la reserva ovárica de la mujer, que después se congelan como una «cohorte».

Pero en mujeres de más de 35 años se suelen obtener entre 6 y 10 óvulos por ciclo de tratamiento.

MI EXPERIENCIA CONGELANDO ÓVULOS

En mi caso logramos extraer 24 óvulos en un ciclo, se descartaron dos y se congelaron finalmente 22. Lo más complejo se vive el fin de semana antes de realizar la aspiración, ya que se siente un subi y baja de emociones, podés sentir más hambre y nervios por aplicarte bien las inyecciones. En todo momento el equipo de CIMER respondió mis mensajes de Whatsapp, mails, dudas e incertidumbres. Fue clave sentirme acompañada en cada instancia del proceso de manera tan amena y cercana, las sentía a todas como amigas de mi familia!

En mi caso también estuve nerviosa porque en plena pandemia, antes de cualquier intervención hay que hacerse el test del Covid 19 y tenía terror de ser asintomática, que me dé positivo, y tirar a la basura todos los exámenes, inyecciones y medicamentos que venía ingiriendo. Gracias a dios mi hisopado dio negativo y pude realizar la intervención presentando previamente el certificado médico.

El día anterior a la intervención podés tener la panza inflamada por la medicación hormonal, pero durante la aspiración se realiza una anestesia local para que no sientas dolor. Lleva un reposo de un par de horas en la clínica para luego continuarlo en la comodidad de tu hogar.

El día de la intervención hay que llegar hiper puntual a la hora citada, ya que está todo programado en relación a tu última inyección hormonal. En mi caso me acompañó 7 am mi mamá, quien se bancó las horas de espera y mis humores previos y posteriores a la intervención 🙂

Las primeras horas duelen -me dijeron que varía según el rango de sensibilidad de cada paciente-, pero una vez que se ingiere la medicación para apaliar los dolores de la intervención la intensidad del dolor va disminuyendo. Al día siguiente volví cual nena chiquita acompañada de mi mamá a la ecografía de control donde recibí la feliz noticia de que había congelado 22 óvulos y que todo estaba en perfectas condiciones.

En mi caso la inflamación duró una semana y el dolor un par de días más, y luego pude volver a mis actividades físicas y alimentación equilibrada. Tengo amigas que no sintieron nada luego de la intervención -a algunas le extrajeron en dos tandas de a 10 óvulos-, y otras que sufrieron mucho más la instancia previa de auto inyecciones. En mi caso al hacerme mesoterapia y plasma rico en plaquetas regularmente mi umbral de dolor es un poco más alto en las aplicaciones de medicamentos por jeringas.

Ahora los óvulos se congelan a una velocidad ultrarrápida de 18.000 grados por minuto

En el pasado se utilizaban unas técnicas de congelación muy lenta que causaba daños en las células y la tasa de supervivencia de los ovocitos era muy baja.

Ahora el método más utilizado es el de la vitrificación. Hay distintas técnicas, pero todas generan una congelación de las células tan rápida que impide la formación de cristales.

Con la vitrificación «es como si consiguiéramos congelar sin que se forme el hielo», y así la célula no se daña. Hoy en día la tasa de supervivencia de los ovocitos al proceso de vitrificación es del 90%.

Los óvulos congelados «no caducan»

Los óvulos, al igual que los embriones, pueden permanecer congelados indefinidamente, sin que el tiempo afecte a su calidad.

Sin embargo, cada país tiene su propia regulación sobre cuánto tiempo puede permanecer congelado un óvulo.

En Reino Unido, por ejemplo, el tiempo máximo estándar son 10 años, salvo en casos excepcionales en los que los óvulos fueron congelados en la adolescencia antes de un tratamiento que afecta a la fertilidad, como la quimioterapia.

En otros países, como España, no hay un límite de años, pero existe una autorregulación de la industria que determina que no se implanten embriones en madres de más de 50 años, aunque en el pasado ha habido excepciones.

Sin embargo, en Argentina no hay una regulación específica sobre este tema ya que la congelación de óvulos es un campo de la ciencia que está cambiando rápidamente y no hay evidencias que demuestren la confiabilidad a largo plazo de los nuevos métodos de congelación. Hay distintas tasas de éxito según la edad y la cantidad de ovocitos congelados.

El costo del tratamiento también varía según el protocolo para cada paciente y no lo cubren las obras sociales, por éso es fundamental concertar una entrevista virtual para la evaluación médica del caso. En promedio, el valor de la vitrificación de óvulos en Argentina es casi un 50% y hasta un 70% más económico que en países como Estados Unidos, Francia y España.a

Congelar óvulos conlleva delicados dilemas éticos

¿Qué debe pasar con los ovocitos congelados si te mueres o si dejas de poder tomar decisiones por ti misma? ¿Si no usas tus óvulos quieres donárselos a alguien más? ¿Con qué condiciones? ¿Te gustaría que se usaran para la investigación?

Las mujeres que congelamos nuestros óvulos debemos firmar documentos en los que se especifica cómo se van a usar.

Las opciones son destruirlos, donarlos a otra persona, donarlos para la investigación médica o volverlos a congelar.

Aunque las regulaciones varían de un país a otro y de una religión a otra, el principio ético de fondo, según el especialista, es evitar congelar embriones innecesarios.

Las personas que están en contra de la congelación de embriones pueden descongelar y fecundar únicamente tantos óvulos como quieran implantarse, pero eso puede implicar un mayor costo en el tratamiento.

DÍA NACIONAL DEL CONGELAMIENTO DE ÓVULOS

Y en medio de esta pandemia, declaramos el Día Nacional del Congelamiento de Óvulos el tercer sábado de octubre. Para que durante el mes rosa y el día previo al día de la madre, cada vez más mujeres tengan la información necesaria para poder planificar y concretar su maternidad en el tiempo que cada una de ellas considere necesario. Por éso queremos que te sumes y que vos también digas #RespetoMiTiempo.

Subí tu foto con el hashtag #RespetoMiTiempo y una flor blanca, junto a información sobre el congelamiento de óvulos que pueda resultarle útil a otras mujeres.

Para mayor información en tiempos de pandemia podés asesorarte con una entrevista virtual, solicitándola en la página web de CIMER.

Compartí esta nota con las mujeres que tengas a tu alrededor, saber es poder y somos las responsables de decir #RespetoMiTiempo ahora y siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *