Puebla, una ciudad mágica

Por Carolina Valente

México es mucho más que playas paradisíacas e imponentes pirámides. En cada rincón de este extenso país se respira una riquísima cultura mestiza y lugares mágicos que nos susurran historias y leyendas ancestrales. En esta ocasión nos adentramos en el corazón mismo del paíz azteca. Si estás de visita por DF, tenés que saber que muy cerquita hay un sinfín de lugares divinos y soñados para desconectarte y vivir de llena la riquísima cultura mexicana. A solo 130 km de la Ciudad de México se encuentra la Ciudad de Puebla, una joya histórica colonial, pero bien moderna y hoy te la vamos a mostrar en Chicas Guapas.

Capital de la talavera, cuenta con mucha actividad comercial, estudiantil, gastronómica y empresarial como de entretenimiento y es cercana a la Pirámide de Cholula. Puebla es un encanto; es la mezcla perfecta entre historia, tradición, cultura, belleza natural y modernidad, con toques de arte y edificios llenos de colores.

Puebla es sin duda una de las ciudades más hermosas de México. Ostenta hermosos ejemplares de arquitectura colonial que se funden con el paisaje natural de los volcanes que la bordean cual  si fueran sus guardianes. Puebla ocupó un papel relevante y heroico en gestas cuyo desenlace fuera decisivo para el devenir de la nación como La Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862 y el Sitio de Puebla en 1863.

Hoy en día, Puebla es una ciudad que combina tradición y modernidad, y resguarda muchos símbolos de la mexicanidad tanto en su arquitectura, como en sus diseños tradicionales y gastronomía. Es cuna de platillos típicos mexicanos, como el mole, los chiles en nogada y dulces de todo tipo, como el dulce de cajeta y los camotes. A su vez, aquí se usó por primera vez el traje de china poblana (los famosos atuendos con flores y bordados tan característicos) que con su singular belleza y originalidad se han instalado en todo el mundo.

Imperdibles CG en la ciudad de Puebla:

⁃ Cuando estés llegando por la autopista a Puebla, pará en una de las estaciones de servicio de la entrada para sacarte una foto en la entrada con los volcanes en actividad (te recomendamos usar protector solar por la fuerte exposición directa que hay en el valle). La leyenda de los volcanes es una historia de la mitología mexica que cuenta con múltiples versiones, todas ellas buscan dar explicación a la presencia de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl en el Valle de México.

El sol es muy fuerte en Puebla, por eso te recomendamos el doble beneficio que te ofrece la línea Silk Hydration de Hawaiian Tropic, que además de proteger tu piel mientras disfrutas del sol, te brinda humectación hasta por 12 horas.

En la mitología mexica, Iztaccíhuatl fue una princesa que se enamoró de Popocatépetl, uno de los guerreros de su padre. El padre de la princesa envió al guerrero a una batalla a Oaxaca, prometiéndole entregarle a su hija si regresaba victorioso y con la cabeza de su enemigo en la lanza. Tiempo después el guerrero regresó con la cabeza de su rival sangrando en su lanza, por lo que recibió un festín por su victoria. Sin embargo, su amor se dio por acabado ya que la princesa había muerto. Con el corazón roto llevó el cuerpo de su amada a un monte y los dioses la convirtieron en volcán inactivo. Después, el guerrero tomó una antorcha y prometió que ningún huracán por más fuerte que llevara sus aguas apagaría el fuego con el que vela el cuerpo de su amada. Por esto, los dioses le entregaron la eternidad convirtiéndolo en volcán a cambio de custodiar a la princesa Iztaccíhuatl.

⁃ Visita el Zócalo de la Ciudad y el Centro Histórico de Puebla: Capilla del Rosario, Iglesia de Santo Domingo, Museo de la Revolución, Museo de José Mariano Bello y Acedo, Museo de Arte Virreina, Museo Universitario. Comienza dándote una vuelta por la plancha del Zócalo de la ciudad, camina y observa toda la belleza que emana de éste. En el centro podrás ver la hermosa fuente de San Miguel Arcángel, mismo que está en posición de desenfundar su espada, y que está rodeado de ángeles.

Capilla del Rosario, Puebla.

⁃ Recorrer el Callejón de los Sapos y la Calle de los Dulces. Ahí encontrarás toda clase de muebles y antigüedades ideales para decorar tu hogar o cualquier rincón de tu oficina. No pierdas detalle de los originales hoteles boutique que, de modo increíble, ofrecen a la venta ¡casi todo su mobiliario!

⁃ Almorzar en alguno de los puestos típicos del centro. La Gastronomía de Puebla fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  Los dulces poblanos surgen de culturas como la española y la árabe. Entre algunos de los dulces típicos poblanos, te podemos recomendar las Tortitas de Santa Clara (son una especie de galletas, que tienen un relleno de manteca, azúcar y pepita de calabaza… ¡son deliciosas!), Camotes (Los clásicos camotes poblanos, se cuecen con azúcar y se les da sabor con alguna esencia de naranja, fresa, limón, étc), Borrachitos (son unos rollitos de harina y azúcar, y llevan un poco de licor), Muéganos (Dulces de harina cubiertos de miel de piloncillo),  Alegrías (Dulces hechos de amaranto y piloncillo), y Alfeñiques (Dulces de pasta de azúcar cocida, y estirada en barras delgadas para hacer diferentes formas. La palabra viene del árabe).

– Visita la Catedral. Comenzada a construir entre 1536 y 1539 por iniciativa del obispo de Tlaxcala, fray Julián Garcés, la Catedral de la ciudad de Puebla es uno de los edificios religiosos más bellos no sólo de México sino de América Latina. ¡No dejes de admirar su altar mayor diseñado por el gran escultor Manuel Tolsá!

– Visita el mercado artesanal conocido como el Parián y adquiere lo mejor de la arte popular poblano y de México a muy buenos precios. Dulces típicos, juguetes de madera y todo tipo de textiles provenientes de las diferentes poblaciones que rodean a la ciudad de Puebla, ¡te conquistarán!

Biblioteca Palafoxiana, Puebla.

– Visitar la Biblioteca Palafoxiana. Se encuentra dentro de la Casa de la Cultura y aloja más de 43,000 obras, incluyendo los 6,000 volúmenes que conformaban la colección particular del obispo Juan de Palafox y Mendoza, a quien el espacio debe su nombre. Dirección: 5 Oriente #5, Centro, segundo piso (Dentro de la Casa de la Cultura).

Caminando por la calle 3 Oriente, rumbo al Callejón de los Sapos, sorpréndete al descubrir, muy cerca de la jardinera, una placa dedicada al músico John Lennon, uno de los pocos reconocimientos al autor de Imagine fuera de territorio británico. Todo amante de su música o de la de The Beatles ¡debe tomarse una foto ahí!

Si caminas por la calle 18 Poniente ubica su número 103 y visita el Museo de Arte Religioso. Ahí podrás admirar hermosos cuadros obra de los artistas Juan Correa y Miguel Cabrera, entre otros, alojados en un estupendo edificio que funcionó como convento para las monjas agustinas recoletas de Santa Mónica quienes pasaron muchos años inadvertidas a la ley de exclaustración, gracias a la protección otorgada por sus vecinos y allegados en la ciudad de Puebla.

Dónde alojarse

El Hotel Presidente Intercontinental Puebla es la mejor experiencia para viajes de relax y placer en la ciudad.  De refinado estilo colonial con toques modernos, cuenta con piscina climatizada al aire libre, centro de fitness abierto las 24 horas, 2 restaurantes de cocina mexicana e internacional y elegantes habitaciones totalmente equipadas. A solo 5 km del centro de la ciudad y cercano a zonas turísticas como Cholula y Angelópolis, este hotel es ideal para descansar y trabajar sin preocuparte por nada.

Un elemento a destacar es el magnífico desayuno, repleto de frutas, quesos y fiambres, manjares mexicanos, jugos naturales y panadería típica de la mejor calidad. Nuestro recomendado: huevos revueltos, Frijoles refritos y chilaquilas rojas y verdes. De dulce: pan de chocolate y hot cakes con salsa y nueces picadas. Eso sí, ¡después no almorzamos!

Todo el equipo es muy amable y se esmera por asegurarse de que pases una hermosa estadía y disfrutes al máximo. Un verdadero mimo para los cinco sentidos y el alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *