#GirlBoss Entrevista a Débora Rey, Gerente de Marketing de Dior

Un caso de convicción, pasión y voluntad.

Por Naty Severi de What We Want para Chicas Guapas TV

Son las 15.30 de un lunes y llega al café donde habíamos quedado con un look muy relajado y súper canchera ¡como siempre! Esta vez cambió los stilettos por algo cómodo y las carteras divinas que suele llevar por un cochecito. Es así, impecable y elegante porque despliega su presencia, si está ¡se nota!

Es que Debo, como la conocen a Débora Rey en su círculo, fue madre hace nada más que 4 meses. Nina llegó a su vida para transformarla y hacerla todavía más divertida. La sonrisa de Debo es gigante y se ilumina cuando habla de su hermosa beba. Es imposible no hacerlo, Nina se parece a Debo, lindísima, simpática y sociable. Tengo enfrente una mujer plena que siempre supo lo que quería, con una visión muy clara del universo al que entró desde muy chica y una capacidad de liderazgo arrolladora que deja en evidencia por su gran carisma.

Débora Rey, Gerente de Marketing de Christian Dior.

Nos cuenta que inició su carrera académica hace poco más de 20 años, estudió Publicidad en la Universidad del Salvadory siempre tuvo claro que el marketing y la comunicación era a lo que quería dedicarse. La industria de la moda y la belleza le llamaban mucho la atención y casi sin quererlo pero buscándolo, llegó a uno de los cargos más importantes de Christian Dior en Argentina. Hoy es la Gerente de Marketing de la marca que pertenece al grupo LVMH. Hace más de 10 años que trabaja como responsable de los tres ejes: fragancias, make up y tratamiento. Desde que arrancó en Dior, no paró de crecer.

CG: Contanos ¿cómo empezó tu carrera en la industria del lujo?

DR: Yo trabajaba en una agencia de publicidad que tenía como cliente a Lacoste, la gente de Lacoste me dice, “¿no te gustaría trabajar para nosotros?” Sabía que tenía ganas de pasarme para el lado del cliente pero cuando me entrevistaron desde recursos humanos me dijeron que tenía un buen perfil para una búsqueda abierta en Ralph Lauren. Y Ahí empecé.

CG: ¿Pero tenías claro que querías trabajar para una marca de lujo o se dio?

DR: ¡En absoluto! Sí sabía que el mundo de la belleza me gustaba mucho y tenía la aspiración de trabajar en determinadas marcas de belleza como más masivas, pero nunca me imaginé que iba a terminar trabajando en una marca tan aspiracional. Incluso hice un curso de cosmetología. Soy cosmetóloga pero por hobby.

Sí tuve muy claro siempre en qué tipo de empresa quería trabajar. Sabía que quería una empresa que me permitiera aprender, crecer y me pusiera la camiseta a full.

Quería una empresa a la que amara ir cada día de mi vida. Y así fue que empecé trabajando en Ralph Lauren como asistente del Vicepresidente para Latinoamérica. Trabajé 5 años y durante los 5 años me despertaba entusiasmada y con ganas de hacer lo que hacía.

¡Era la mano derecha del Vicepresidente y hacía de todo! Desde organizar eventos, viajes, hasta asistirlo en la selección de las colecciones, curvas de talles, tendencias de ventas. Incluso era su asistente personal para cosas relacionadas con su familia, eventos por fuera de lo laboral, ¡todo!

CG: ¡No lo puedo creer! ¿Eras una especie de Andy, el personaje de Anne Hathaway en el Diablo viste a la moda?

DR: ¡Total! Todos mis amigos me cargaban cuando salió la película porque era así. Igual tengo re lindos recuerdos de esa época porque nos teníamos un cariño enorme con mi jefe y aprendí muchísimo. Hasta que bueno se dio la oportunidad de Dior. En el medio estuve un tiempito dándole una mano a un amigo de mi ex jefe de Ralph Lauren con su local de ropa haciendo todo el start up del negocio. Era un local de indumentaria que estaba empezando y me sirvió de puente para avanzar. Me animé a salir de mi zona de confort para hacer algo totalmente nuevo que sabía que era por un tiempo pero que me iba a sumar muchísimo. Ese tiempito hice desde el evento de inauguración hasta la planificación administrativa ¡todo! En un momento me llama una amiga y me dice te paso una búsqueda que tienen en Dior porque es a full tu perfil, te están buscando a vos.

CG: ¡Ah bueno! Y tenía razón tu amiga porque entraste ¿Cómo fue el primer día?

DR: Desde el minuto uno en la primer entrevista dije ¡quiero trabajar acá!

¡Quiero, quiero, quiero! Me lo puse como meta y así fue que quedé seleccionada para el puesto de Jefa de producto de cosmética. Fue duro el ingreso. Me encontré de golpe teniendo que hacer prensa, medios, lanzamientos de productos, pricing, ventas, budget, es un mix que te da una formación súper amplia.

Yo venía de hacer un poco de todo pero acá además tenía que hacer un trabajo muy analítico. Al menos en LVMH este puesto requiere muchísimo número. Esta fue la pata que más tuve que desarrollar, ellos lo sabían. Sabían que a mí lo que me iba a faltar era esto y fue lo que más tuve que trabajar. Por eso los primeros meses fueron muy duros porque además soy muy de la intuición y acá todo tenía que justificarlo con números. Ahí me dí cuenta que soy capaz de todo.

CG: Fuiste como de cero a mil porque en marketing tal cual lo expresas, todo es muy numérico!

DR: Totalmente, vos sabés que tengo muy grabado mi primer día en Ralph donde mi jefe me dijo “quiero hacer la avant premiere de una película, tenés que llamar a esta productora” me dio el nombre pero ningún dato extra. Cuando empiezo a googlear ¡era de Los Angeles! Tenía que llamar en inglés tipo “Hello, llamo de Argentina y quiero hacer la avant premiere de esta película”. Ahí pensé que si fui capaz de conseguir armar todo sola para que se hiciera y saliera como salió, podía hacer cualquier cosa. Por eso sabía que lo analítico indefectiblemente iba a terminar por dominarlo. Pero porque siempre tuve muchas ganas y voluntad. De hecho eso es lo que hoy busco cuando hago entrevistas. Me fijo mucho las ganas y por supuesto que sea buena persona.

CG: Bueno de hecho formaste un gran team que tiene a la marca allá arriba hace varios años. ¿Cómo formaste este equipo?

DR: Cuando ascendí a Gerente tuve la oportunidad de elegir y en eso sí soy exigente. Obviamente es clave que tengan una buena carrera académica, que se hayan destacado, al principio hacía más foco en éso, pero con el tiempo me dí cuenta que lo importante fue conseguir un buen mix.

Busqué perfiles que sean muy voluntariosos, que independientemente de haberse destacado en lo académico sean buenas personas. Hoy miro el equipo que armé y estoy más que satisfecha “lo elegí perfecto”.

Cada persona en mi equipo tiene un perfil que complementa al del resto. Me dí cuenta también que hay posiciones que requieren perfiles más osados, otros más analíticos, otros más intuitivos. Así armé un equipazo con el que realmente estoy súper contenta y ahora que estoy de licencia ¡los extraño un montón! Nos divertimos mucho y eso es fundamental porque pasamos muchas horas en la oficina.

CG: Retomando un poco este recorrido que hiciste, nos contaste que eras Jefa de Producto pero ¿cómo se dio la posibilidad de moverte a la posición de Gerente?

DR: La posición se liberó y yo sabía que la quería. Estaba segura que podía asumir ese desafío porque me venía formando para eso. Obviamente yo lo expresé y pasé las etapas correspondientes.

Cuando querés un cambio y se da la oportunidad justa para que puedas hacerlo, hay que charlarlo fundamentalmente. Siempre hay como una combinación de factores, las oportunidades aparecen pero también hay que saber aprovecharlas.

Y bueno como Gerente empezás a manejar otro tipo de información y a gerenciar personas. Sabía que era muy buena para eso porque naturalmente siento que tengo liderazgo. Me resulta, por suerte, bastante sencillo que la gente me siga.

Tuve que aprender mucho sobre los distintos tipos de liderazgo porque no a todos nos motiva lo mismo. Además, una de las cosas que quería lograr con esta posición, fue poder ver el negocio a nivel global, mucho más macro.

Eso es algo para lo que me fui preparado durante mi carrera. También disfruto muchísimo la cercanía con mi equipo, intento todos los días mejorar como líder para que se sientan contenidos.

CG: Después de tanto recorrido ¿cómo definirías tu camino en una palabra?

DR: ¡Voluntad! Porque a ver, me considero una persona inteligente, alguien que se capacitó, soy una buena persona pero todo eso si no era conducido por la voluntad no sería esta la historia. Eso me diferenció. Siempre fui muy autoexigente, siempre me desafiaba a mí misma porque yo sabía que podía lograrlo si me esforzaba.

CG: ¿y cómo fue esa autoexigencia con respecto al equilibrio entre vida personal y trabajo?

DR: ¡Uf! Le dediqué muchísimo al trabajo ¡siempre! Muchas horas, mucho esfuerzo porque siempre me dio muchísima satisfacción también, pero le dediqué años. La verdad es que desde 2016 la vida me fue llevando por otros caminos porque lo conocí a Laureano (su novio y papá de Nina). Creo que igual durante todos esos años necesité prepararme para conocerlo.

Tuve que esperar un poco hasta que llegó el indicado y cuando llegó a mi vida, me dí cuenta también todo lo que dedicaba a mi trabajo.

Sinceramente siempre disfruté tanto y sentía tanta pasión por lo que hacía que pasaba muchas horas en la oficina. Pero cuando llegó él, me dí cuenta que necesitaba un poco más de equilibrio porque había alguien que me estaba esperando y tenía muchas ganas de verlo ni bien terminaba mi horario laboral. Y bueno, hoy en día ya con un hijo voy a tener que organizarme porque la verdad es que hay algo que te sale de adentro. Eso me lleva a buscar el equilibrio para seguir siendo quien era y al mismo tiempo disfrutar de una de las etapas más lindas de la vida como es la maternidad. Siempre tuve mucha vida social igual pero eso no implicaba el equilibrio.

CG: Así como lo contás parece que fue todo por etapas, incluso en lo personal, como muy naturalmente fuiste aprovechando cada oportunidad para que se fueran sucediendo.

DR: Es que sí, así fue. Muy natural pero con mucha pasión siempre y todo lo fui sobrellevando con muchísima dedicación.

CG: Para cerrar ¿qué consejo le das a quienes quieran seguir un camino tan exitoso como el tuyo dentro del mundo laboral tan exigente en una empresa como Dior?

DR: Y sé que es súper aspiracional, me pasó estando en la fila de una casa de comidas rápidas en París con mi anterior jefa donde unas chicas estaban hablando sobre que habían presentado su CV para trabajar en LVMH. Estaban muy entusiasmadas diciendo que sería un sueño para ellas trabajar en un lugar así. Y sí, lo sabés pero escucharlo te hace tomar conciencia también del lugar tan aspiracional en el que estás.

Mi consejo te lo resumo en 3 palabras convicción, pasión y voluntad. La convicción para saber hacia dónde querés ir, la voluntad te conduce a eso, pero la pasión es ese fuego, es el combustible que te lleva a moverte, es lo que te da la posibilidad de superarte y llegar a donde quieras. Hay algo que es por lo que brindo siempre a fin de año cuando cerramos un ciclo, poner amor y ser solidario con las personas con las que trabajamos, pasamos muchas horas juntos y la verdad que estos condimentos no sólo hacen más fácil el día a día, también es más productivo si nos apoyamos mutuamente.

Y así, llenas de energía, terminamos esta hermosa entrevista.Después de conocerla no tenemos dudas que con estos 3 condimentos ¡todas podemos lograr lo que queremos!  Debo es una chica súper sencilla y accesible. Tan simple nos cuenta todo, tan natural fluye la conversación y tan innato es en ella su carisma que nos llenó de su positivismo para pensar que siempre es posible. Es posible salir de la zona de confort, es posible desafiarse, es posible conseguir lo que querés, sin contactos, sin tantísima experiencia pero con mucha convicción, pasión y voluntad! Nos despedimos de Debo y Nina con la seguridad de poder llegar a donde nosotras queremos y la convicción de ir siempre por más!

¡Gracias por inspirarnos así!

#GirlBoss

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *