Espíritu “colegial” y un llamado a la unión femenina

Por Brenda Gil Gorrías

«Bienvenidas clase 2018. Esta es nuestra graduación y hoy nosotras ponemos las reglas. No necesitamos que nos inviten, no necesitamos que nos saquen a bailar», con estas palabras y enfundada en un traje escocés compuesto por chaleco y pantacourt, Naomí Preizler abrió la pasada de Mila Kartei en BAFWEEK dejándonos un mensaje muy claro: que la igualdad de derechos que hoy peleamos millones de mujeres solo es posible sí hay hermandad.

«No seguimos destinos impuestos, nos rebelamos», siguió el discurso de Naomi Preizler. Una frase que nos anticipó que la colección «Too cool for school» no solo representa una manera de vestir, sino también una manera de pensar y de vivir.

Y que reafirmamos ni bien vimos las primeras prendas, fieles a la feminidad que caracteriza a Mila Kartei, pero pensadas para mujeres con distintos estilos. La propuesta de Guadalupe Teigeiro y Valentina Karnoubi para esta temporada es una enérgica vuelta a los 90’ con guiños a nuestras películas favoritas como Clueless: los estampados de tartán fueron los protagonistas absolutos y se mezclaron con el alma “college” de chaquetas tipo bomber. No faltaron las faldas con vuelo y pantalones al tobillo.

La colección  “too cool for school” es una mirada hacia el pasado recordando la época del colegio y  la universidad.  Inspirada en la dinámica juvenil a la hora de vestir, reconocemos estilos que representan distintas identidades, haciendo foco en cómo se traduce el universo personal de los jóvenes en la ropa y su manera de llevarla.

Abordando siempre lo femenino como premisa principal, destacamos el espíritu fresco y los guiños hacia la ironía. Las chicas “Mila Kartei” se destacan por tener una impronta personal y se animan a dar un paso al frente de cada una con su propio estilo.

Cada línea de la colección se relaciona con la construcción de un personaje. Jugando con recursos literales y toques de humor, el desarollo de cada uno de ellos posee carácter lúdico afianza la idea de identidad y unión.

Las “directoras” evocan seguridad y sofisticación vistiendo trajes y camisas poplin 100% de algodón. Comparten recursos con las geeks, quienes apuestan a la prolijidad, la fusión de estampados y el uso un tanto exagerado de accesorios. La alianza con el espíritu deportivo nos acerca piezas cómodas, detalles en rib y colores plenos que acompañan el movimiento ya sean porristas, jugadoras de criquet o de fútbol.

Las rebeldes, las punks y las grunges saben combinar texturas a cuadros que pueden observarse en prendas y zapatos. Además hubo muchas perlas (en accesorios principalmente, como las boinas, pero también aplicadas o bordadas en suéteres, vestidos y jeans rotos).

Llevan encajes, siluetas asimétricas, tejidos de impronta college y se animan a la nueva cápsula de denim que presenta por primera vez la marca. Las PROM QUEENS  llegan para romper estereotipos y también para festejarlos. Eligen el color de rosa, las minifaldas y los moños como emblema. Los cortes a la cintura, las siluetas extravagantes y los detalles lúdicos van de la mano con una personalidad fuerte y desprejuiciada.

Pía Slapka fue una de las celebrities que acompañó a la marca desde el front row y quien estrenó uno de los diseños. También asistieron Connie Ansaldi y Paloma Cepeda, entre otras.

Un otoño-invierno 2018 en homenaje al colegio, a la universidad y por supuesto, al empoderamiento. 

Special thanks Grupo Brandy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *