#Emprendedoras Las Vaskas: Un espacio para explorar la autenticidad a través de prendas

Por: María Laura Quintero.

En el corazón del barrio de Belgrano se encuentra el showroom de Las Vaskas, una marca de indumentaria femenina diseñada por las hermanas Belu y Vicky que hoy se caracteriza por su autenticidad. Un espacio para personalizar tu look dedicado a la mujer moderna y segura de sí misma.

Hoy, Belu y Vicky nos cuentan en exclusiva, cómo fue la decisión de emprender juntas y aprender a reinventarse constantemente, siempre de la mano, haciendo de lo simple algo único y exclusivo que no para de crecer.

– CG: ¿Cómo fue la decisión de emprender juntas? ¿Cómo nace esa necesidad de independencia?


– Belu: Nosotras somos hermanas, Vicky es diseñadora recibida en La Universidad de Palermo en el 2013, de diseño de indumentaria. Yo me recibí en el 2011 de Licenciatura en Marketing, estudié en la UCES. Siempre tuve como ese bichito que te pica adentro de decir ‘Yo quiero tener algo propio’, nuestra mamá siempre fue muy emprendedora, tuvo un montón de emprendimientos entonces creo que uno lo va incorporando. Por mi parte arrancó como una necesidad interna de querer tener algo propio, siempre me gustó trabajar y estuve pensando y pensando pero es difícil arrancar algo solo, ¿Qué arranco?¿Qué hago?.

Recuerdo que a principios de 2013 estaba haciendo un curso de varios meses de marketing online, para las marcas recién estaba arrancando facebook era como todo muy nuevo, los showrooms tampoco estaban muy en auge en esa época, había pocos y la gente desconfiaba mucho, pero pensando con Vicky dijimos ¿Hacemos algo con la ropa? empezamos más que nada boca a boca, con conocidos y en el living de papá. Esto arranca en 2013 cuando nos juntamos y dijimos bueno, dale, vos sos diseñadora y yo soy licenciada en marketing, una buena dupla. 

En el 2013 al principio lo empezamos a gestar porque no fue de un día para otro, el 21 de septiembre lanzamos y armamos una colección para ropa de todos los días. Teníamos polleritas intervenidas, remeras, que también en ese momento no había ni con tachas, fue bueno darle un plus y al año empezamos a meter lo que era fiesta. Ahí arrancamos con el facebook y ya teníamos una página que la habíamos armado previo al lanzamiento, habíamos hecho una campaña, un lookbook, para lanzar. Empezamos muy abajo, tampoco teníamos mucho dinero para invertir al principio, no queríamos pedir plata prestada tampoco entonces fue partir de lo que teníamos. 

Vicky: Yo soy la diseñadora pero la verdad es que trabajamos muy en conjunto las dos y nos ponemos de acuerdo al 100% de las cosas que vamos a hacer, tanto de una decisión que ella tenga que tomar en cuanto a lo comercial como una decisión que yo tome en cuanto al diseño, ella también está todo el tiempo en las redes mirando, está muy empapada en eso entonces me lo transmite a mi y yo veo la manera de materializarlo, de hacerlo nuestro. 

Belu: Cuando uno le dedica tiempo a un emprendimiento inevitablemente tiene sus frutos, creo que hay que tener constancia, hay que tener paciencia, saber frenar dos segundos en los momentos de crisis y decir ¿Para dónde vamos? y así fue, le empezamos a dedicar las dos 100% de nuestro tiempo y ahí vimos que creció. Hay que poner toda la pila porque si no no avanza. Las clientas nos dicen que están cómodas y eso es lo que queremos que sientan cuando vienen, es muy difícil conseguir a alguien que trabaje para uno y que atienda como uno, creo que un plus nuestro es que somos las dueñas y podemos recibir a cada una y estar siempre, eso está bueno y la gente lo aprecia.

– CG: ¿Cuándo se dieron cuenta que realmente era una idea que funcionaba? 

– Belu: Creo que fue al año o a los dos años, hubo una crisis muy fuerte, política, económica y fue complicado, cerraron varios showrooms. Yo creo que uno de los puntos por los cuales pudimos crecer es poder escuchar a las personas que vienen, es el poder de adaptación, ahí fue que nos pidieron fiesta, nosotras teníamos miedo de meternos en el mundo de hacer a medida y de telas mucho más complicadas que las del día a día, son molderias distintas, clientas distintas que buscan otras cosas pero nos animamos a probar. Así fue de a poquito, entonces el boom siempre lo pensamos nosotras vino gracias a haber escuchado lo que nos pedían y empezar a hacer a medida. Así fue como empezamos, para tener este stock de ahora tardamos un poquito. 


Vicky hace la moldería, tenemos más de 200 moldes, es importante tener inspiración y guías para seguir porque también es lo que la gente ve y quiere, pero nunca hacer exactamente lo mismo. Esa fue una de las preguntas que nos hicimos, ¿Qué queremos nosotras tener distinto al resto? ¿Cuál va a ser nuestra ventaja competitiva, nuestro diferencial? Y me parece que es muy importante que las marcas la tengan. Toda la gente con la que trabajamos es muy parecida a nosotras que apunta y empuja siempre para el mismo lado, si no, no camina, hablamos como de la misma calidad humana. Es difícil mantenerse en el tiempo pero el éxito o el boom viene de siempre estar atentos a lo que pasa.

– CG: ¿De dónde viene esa pasión por la moda?

– Vicky: Yo creo que fue por parte de mi abuela materna, ella fue maestra, pero toda la vida le gustó todo lo que es la moda genuina, siempre estaba a la moda, siempre impecable, nunca la podías ver desmaquillada o despeinada, creo que de ahí viene todo, ella me enseñó a coser, a planchar, siempre me gustaron las cosas que se hacen con las manos, todo lo que es el arte me encanta, todo lo que es expresión, la voz, el cuerpo me encanta y creo que eso es. Saqué la pasión por el hacer, tengo su caja de costura, es sagrado, lo fui respirando como muy natural, muy orgánico, no venimos de una familia que se dedica a esto pero que le gusta. 

CG: ¿Cómo eligieron el nombre?

Belu: Eso fue un largo camino para la elección porque un nombre es lo que te va a acompañar toda tu vida, lo que va a hacer que te recuerden y lo que te representa, entonces no era al azar, tenía que para nosotras significar algo, más que nada porque nosotras somos hermanas, no queríamos ponerle nada muy típico, manejamos muchas listas, brainstormings eternos de noches porque trabajamos mucho además y bueno, me acuerdo que una prima vivía en Bahía Blanca y yo me fui a ayudarla con su bebé y empezamos en otra lista de nombres. 

Vicky: Habíamos elegido un nombre y yo fui a registrarlo porque era la encargada de los trámites, fuimos con todo, tienes que llevar toda la imagen, el diseño, trabajamos con una diseñadora gráfica, nos quemamos las pestañas para hacer todo, ya yo había ido y me habían dicho que el nombre se podía, me siento para registrarlo y me dicen que ya no se puede, vuelta para atrás, hay que ejercitar la paciencia, una caída, nos levantamos y seguimos, eso somos luchadoras. Queríamos algo muy nuestro, nuestra familia por parte de mamá es Vasca, tenemos familia en Pamplona y de papá también, ahí nos preguntamos ¿Qué pasa si nos llamamos Las Vaskas? porque tenemos sangre vasca, un motivo. a se escribe con K. 

Belu: Antes, pasamos por mil palabras en Vasco, es una lengua muy difícil de pronunciar y una marca tiene que ser fácil de recordar, entonces era muy difícil ponerle cualquier palabra en vasco, entonces ahí cambiamos por la K, porque así se escribe en idioma euskera, queríamos un nombre con fuerza, el diseño lo hizo una diseñadora con la que aún trabajamos y nos parece que estuvo bueno porque gustó. 

CG: ¿Ahora qué productos ofrecen?

-Tenemos cosas nuevas, siempre nos caracterizamos por tener cosas bastante amplias y que después lo puedan personalizar, escuchamos mucho a las chicas. Últimamente nos pedían algo un poco más al cuerpo, así que con Vicky inspeccionamos nuevas telas y optamos por muchos modelos un poco más a la cintura o cadera pero igualmente eso varía, nosotras lo modificamos un montón, el concepto es el mismo.

Cambiamos un poco y fuimos a los que nos piden, monos largos, cortos, vestidos largos, con volados, con medias mangas, nos piden mucha manga, tratamos de que se prueben el modelo que les gusta y después probar diferentes mangas. Nuestras colecciones son permanentes, todas las colecciones están colgadas, aunque hayamos hecho esa blusa con la que empezamos por lo menos una vamos a tener para que se puedan probar y si quieren se la hacemos en el color que quieran, con la tela que quieran y con el bordado que quieran, hacemos siempre prendas atemporales y permanentes, cualquier modelo se puede sacar de la baulera y vuelve, entonces la idea es que haya algo para todas.

Se reutilizan mucho nuestras prendas, pensamos mucho en que es lo que a nosotras nos gustaría recibir en otro lugar, tanto del servicio como las piezas. Todos los bordados se sacan y se reutilizan, tenemos chicas que cambian los vestidos y quieren conservar el mismo bordado y se cambia. Más en este momento que es tan difícil invertir en cosas de fiesta, en comprarse cosas nuevas, o vienen con blusitas y agregan bordados y es otra cosa, pueden venir con sus prendas y nosotras le agregamos los detalles. Somos muy flexibles en el sentido de cuiden sus bolsillos porque nosotras también lo cuidamos. 

-CG: ¿Qué las inspira?

-Belu: Lo nuevo me inspira, yo no sé si es algo puntual, no lo puedo materializar. A mi me inspira, poder sorprender en lo que hagamos, me inspira hacer cosas nuevas, después se ve qué, creo que esa es mi inspiración, no estancarme.

-Vicky: Capáz que diseñadores de afuera por ejemplo Valentino, es la simpleza y la elegancia, te ponés un vestido Carolina Herrera, un Valentino y te das cuenta la calidad o el corte, la caida de la tela, capaz no es la moldería, pero los materiales juegan dentro de la simpleza por la que nos caracterizamos, cortes bastantes simples y después le ponemos nuestros detalles y actitud, actitud ante todo, sentirte cómoda.

-CG: Cuando miran atrás y ven el recorrido que han tenido ¿Qué piensan? ¿Harían algo diferente? 

-Belu: Creo que es feo decir que no cambiarías nada, que hiciste todo bien pero no es eso, la respuesta es no cambiaría nada pero no porque haya salido todo bien sino porque tuvimos tantas pruebas que pasar, tantas piedras, porque este país te pone muchas piedras y siento que pudimos sobrepasarlas desde lo económico hasta tener que reinventarnos porque no podés siempre ofrecer lo mismo.

-Vicky: Le pusimos mucho corazón, esto es como nuestro bebé, vas aprendiendo en el camino en lo que nos equivocamos nos sirvió para aprender. Nosotras tenemos la filosofía de que las cosas por algo pasan en la vida en general y cómo se van dando tiene que pasar y de todo hay que aprender. Después mirás para atrás no sé, cuando dimos el salto del living de papá dijimos bueno alquilamos algo, fue como wow bueno demos el salto y nos dimos el primer mes contra la pared por un tema de administración del edificio y nos tuvimos que ir y habíamos hecho de todo. Pero ¿Nos apuramos?, no, a nosotras nos sirvió para pegar el salto, necesitábamos eso en ese momento equivocarnos para dar el salto. En la vida es así, hay que arriesgarse y bueno si te va mal esperás recalculás y seguís adelante.

Tuvimos mucho miedo, los cambios dan miedo, pero nosotras nos sentamos y charlamos mucho y fuimos saltando de nuestra zona de confort y por eso digo que gracias a Dios las pequeñas decisiones pensadas resultaron y tenemos familia que nos apoya porque no estamos solas, se trabaja mucho cuando uno tiene algo propio y también a lo largo de estos años hemos conocido tanta gente que empuja igual que nosotras que eso también te ayuda. Un emprendimiento tenés que alimentarlo porque solo no lo va a hacer. 

-CG: ¿Qué consejos le darían a las personas que pueden emprender pero no se animan?

-Las Vaskas: Que lo hagan, que lo más difícil es cuando no te va bien, pero en ese momento hay que frenar y analizar que es lo que está pasando. Nunca bajar los brazos, es difícil decirlo pero la verdad es que la mayoría de los emprendimientos fracasan porque los resultados que uno esperaba no se cumplen, pero creemos que una de las cosas por las cuales se fracasa tanto es porque se ponen objetivos inalcanzables, hay que poner objetivos reales, analizables e ir poniendo de a poco nuevos objetivos. Creemos que lo más importante y el consejo de nosotras dos son objetivos lógicos y alcanzables, animense si tienen una idea, sentáte y trabajálo, muchos tienen ideas y no se sientan y quedan en la nada. Todo lo que hagas hacerlo sabiendo que con convicción lo podés hacer, no debes tener miedo al fracaso. De que se puede se puede seguro y te va a hacer muy feliz.

¡Muchas gracias Belu y Vicky por inspirarnos con su historia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *